jueves, 8 de noviembre de 2018

Lo imposible solo está en los límites de la mente. Las mujeres de AZAAR.


"A principios del siglo XIII, durante una batalla contra los árabes, el capitán Pelay Pérez Correa, maestre de la Orden de Santiago, al ver que llegaba la noche y no obtenía la victoria, imploró a la Virgen gritando: ¡Santa María, detén tu día!. Y cuenta la tradición que el sol se detuvo en el horizonte para permitir a las tropas cristianas la victoria. El maestre mandó edificar un templo para Santa María de Tentudía: El monasterio de Tentudía.". El 27 de octubre de 2018, el sol volvió a detenerse en el Horizonte, pero esta vez fue un horizonte de Ilusión lo que se vislumbró entre la niebla, y las tropas que obtuvieron la victoria fueran las mujeres de AZAAR.

Una vez más, comenzamos a desarrollar este Horizonte de Ilusión con muchos meses de antelación para tener el máximo control en el desarrollo de la actividad. En esta ocasión la asociación resultante fue AZAAR. Una asociación de mujeres con diversidad funcional, unidas para luchar contra las barreras de esta sociedad, barreras físicas y mentales que desconocemos o no vemos, hasta que un grupo como ellas se plantan para luchar por sus derechos. Sus derechos hoy, pero los que podrán ser nuestros en un futuro sea por el motivo que sea, o que ya lo son, porque todos tenemos familiares y amigos cercanos que se enfrentan a muchas barreras en su día a día. Esta diversidad funcional y la casuística de la situación particular de cada una de ellas, nos llevó mucho tiempo en la organización, tanto para algunos miembros del club Pachilofeos, como para ellas (Especial agradecimiento a Rocío, Elena y María José).  Finalmente… salió. ¡Y cómo salió!. Nadie, ni ellas ni nosotros sabíamos qué iba a ocurrir desde que salimos en el autobús de Sevilla, destino al Monasterio de Tentudía, Calera de León, en la provincia de Extremadura.

Ya en el autobús, hicimos las presentaciones, las asignaciones de los Pachilofeos con las mujeres de Azaar que iban a estar con una atención continua durante el desarrollo de la actividad. Y pivotando, nuestros compañeros Juan Luis y Paco con un coche de apoyo, dirigiéndonos y guiando al autobús en todo momento tanto para las paradas como para el comienzo y final de la actividad.

El Pachilofeo Jordi, cercanos a la llegada, dijo unas palabras en el autobús antes del comienzo de la actividad, que se convirtieron en una especie de pócima mágica para las mujeres de AZAAR. "Os vamos a acompañar en todo momento. Cada una vais a hacer vuestro camino. Será algo individual de cada una de vosotras,  por lo que hasta dónde podáis, intentarlo. Ese será vuestro reto personal y el nuestro también" ¡Y cómo lo entendieron…. y cómo nos emocionaron!.

Comenzamos la subida al Monasterio de Tentudía a las 12:40h. Gloria….Teresa… Paloma…Maria Rosa (Manuel)… Elena….Toñi… y Luisa.
El monasterio de Tentudía, nuestro objetivo, es una iglesia-fortaleza de la localidad de Calera de León Badajoz, Extremadura; fue construido en el siglo XIII y está considerado una de las mejores muestras del mudéjar español. Actualmente, está considerado como BIC (Bien de Interés Cultural) (fue declarado Monumento histórico-artístico perteneciente al Tesoro Artístico Nacional mediante decreto de 3 de junio de 19311​). Todos aprovechamos el momento para visitarlo y también queremos aprovechar para criticar firmemente la falta de responsabilidad y la ilegalidad que está cometiendo la Junta de Extremadura con respecto a la accesibilidad al monumento, que carece de una mínima rampa de acceso para la planta baja. Mª Rosa representó el sentimiento y la voz de cada una de sus compañeras y de todas las personas con diversidad funcional, y lo hizo negándose a entrar en el monasterio y reclamando una hoja de reclamaciones de la que no disponían. Dijo: "yo no entro donde no me quieren".

Una vez terminada la visita, procedimos con la habitual foto de cumbre. Foto que realizamos junta a la cruz situada junto al Monasterio de Tentudía y que marca el punto más alto de la provincia de Badajoz, desde el que puede distinguirse no sólo toda la comarca sino una gran amplitud de territorios adyacentes. Una gran cruz, pero no tan grande como las chicas de AZAAR.

De vuelta al autobús realizamos una parada para realizar un picnic en un área recreativa. La climatología en la zona no nos lo puso fácil en ningún momento de la jornada, pero.... ¿cuando la vida nos lo pone fácil, verdad?


Luisa hacía mucho tiempo que no usaba la silla de ruedas y comenzó así su reto. Subió empujándola paso a paso, con un desnivel de un 12%, tomándose el tiempo, de mirar, de respirar sin que quisiera que nadie le ayudara, para volver a coger fuerzas y seguir subiendo y nos mostró todo lo que nos quedaba por ver durante el ascenso.
FRANCIS (Teresa)
Si existen momentos en donde sabes que te vas a llevar algo especial, una lección que te ayudará a seguir caminando, a conseguir tu cumbre personal, son las experiencias que quieren compartir contigo personas que por sus dificultades, enfermedades que en cierta forma le han limitado, pero que a pesar de ello la mente, su cabeza le llegan a superarlo. Todo como bien me enseñabas Teresa está en nuestra cabeza. Llamaras a mil puertas, pero será tu mente la que al final abra la ventana que te llegue a superarlo. ¡Gracias Teresa!.
JORDI (Luisa)
Luisa representa el afán de superación ya que aunque estaba cansada se negaba a que la ayudara.
Fue muy perseverante y nunca se rindió.
No se vino abajo en ningún momento, aunque fuera la última, y continuó hasta que consiguió su reto personal.
¡Una campeona!
JUANCA (Gloria)
Horizonte de Ilusión. Una experiencia indescriptible. El hecho de acompañar a una señora de avanzada edad a realizar este tipo de reto te hace ver la vida con otros ojos. A ser mejor persona y a valorar lo que tienes alrededor y a los que te rodean.
Se llama Gloria. Una persona que me ha enseñado mucho. Amable, simpática y entrañable. Poco a poco fue subiendo con un simple andador y en compañía de Ana y mía.
La emoción, la fuerza y vitalidad demostrada es digno de toda una campeona. Enhorabuena Gloria.
BLANCA (Paloma) 
El día se mostraba desapacible y a medida que subíamos al punto de salida la niebla se espesaba y aumentaba la cautela...pero el ánimo no decaía. Muy al contrario: Paloma tenía optimismo y decisión de doblar el reto propuesto.
Así subió, llevándome con la lengua fuera y hubiese bajado y vuelto a subir si no fuese porque prefirió irse parando con cada una de sus compañeras para animarlas a seguir subiendo y conseguir su propio reto. Ese es el espíritu también de Pachilofeos: no merece subir más rápido si vas a estar solo en la cumbre.
Vi a Elena contagiada de ese ánimo; Rosa que también estaba imparable, siguió también más allá de lo que se había planteado; Luisa que no se dio nunca por vencida pese a que la cima no se dejaba ver...y la alegría de todas, la satisfacción y el orgullo de verse juntas culminando, habiendo cumplido con creces sus retos. Cuando por fin salió el sol fue como si toda nuestra felicidad nos alumbrase.
ANA (Gloria)
Sin prisa pero sin pausa y con una voluntad de gigantes y acompañando a recuerdos, tristezas, y al relato de una dura vida, un paso y otro paso más.
"Yo puedo, no estoy cansada. Esto es un milagro porque no me duele NADA. Que labor más grande hacéis, gracias, gracias..."
Ayudarlas a ellas me da vida. Sus logros son los míos.
RAFA (Toñi)
Ha sido un día sencillamente inolvidable.
Os cuento pequeño detalle:
Subiendo con Toñi por la cuesta, ha habido un momento donde ella iba dando pasitos cortos, tomado sorbos de aire para poder seguir y lloriqueando con la respiración cortada entre dolor, emoción, determinación y superación. No he podido por más que recordar el momento a 100 metros de la cumbre de Montblanc, cuando mi amigo y compañero Francis, dos metros por delante de mí, iba llorando de emoción, compungido y sin poder articular palabra.
Dos momentos igualmente intensos y emocionantes para mí. En ambos casos me emocioné.
He tenido la fortuna de ser testigo de la superación por lograr el  reto de dos personas en dos situaciones tan dispares, una a 4800 metros y otra a 1000 metros.
Simplemente me siento afortunado porque realmente eso es lo que le da valor, valor de verdad a estas vivencias que alimentan la vida.
Gracias a Toñi y a Francis en particular y GRACIAS A TODOS por hacer que este recuerdo sea algo que perdure para siempre.
Gracias, Namaste.
MARIA (Maria Rosa)
Creo que cuando Jordi comentó en el autobús que cada una se pusiera su reto se dio cuenta que había que ponerse a prueba y hacer un esfuerzo que era para lo que la habíamos llevado, y tomó la decisión de hacer los últimos metros hasta la pared del monasterio arrastrándose por el suelo.
Lo comentó subiendo por la carretera montada en su silla eléctrica, pero su compañero Manuel no la tomó en serio.
Cuándo podíamos "intuir" donde estaba el monasterio y su compañera le dijo que ya era el final de la carretera, no lo dudó ni un segundo y se tiró de la silla al suelo ante el asombro de Manuel.
Comenzó a gatear por el frío y duro asfalto diciendo que ella no llegaría en silla.
Cuando el asfalto terminó y comenzaba el terreno empedrado, no lo dio por finalizado, pues quería llegar hasta la pared, se giró sobre si misma, se pudo unos guantes y comenzó a ir de espaldas sobre sus nalgas, arrastrándose cómo podía, con el suelo mojado y entre excrementos de cabra. Se le bajaban los vaqueros, estaba empapada pero todos la animábamos alucinados y emocionados por lo que veíamos.
Cuando llegó al monasterio todos aplaudimos y la felicitamos por su gran esfuerzo y sacrificio. Sin duda había conseguido un gran reto, fue cuando me confesó que Manuel nunca la había visto en el suelo a menos que fuese porque se hubiese caído.
Mª Rosa decidió no entrar en el monasterio para visitarlo aunque fuera la planta baja, dijo: "yo no entro donde no me quieren". El monasterio no contaba con una entrada adaptada para facilitar su acceso. Una vez que salimos, pidió el libro de reclamaciones para hacer su protesta por escrito pero no disponían de él, no dudo que igualmente en algún sitio habrá dejado registrada su queja, vía foro, Facebook, Twitter.....para seguir con la lucha y conseguir que siga cambiando este mundo.
SERGIO (Elena)
"Después de todo, la vida es un reto y son necesarios para seguir viviendo''
''Después de este reto me marcaré otro y quizás el más importante, (creo) será dejar de fumar, perder peso y hacer ejercicio, todo esto para poderme operar''
''Si tú lo pides... dejo la moto atrás e intentamos subir a patas'' y así lo hizo.

Todas las mujeres de AZAAR cuando finalizamos el reto estaban felices. Pensaban que era un reto imposible y dijeron "Sí, es verdad. Era posible hacerlo".
Ana Rendón 
Simplemente el nombre de la actividad "Horizonte de Ilusión" habla por sí mismo. Fue un reto personal para cada una de las mujeres de la asociación Azaar del que pudimos ser cómplices donde nos demostraron que los límites solo existen donde nosotros los ponemos.
La satisfacción de poder ayudarlas a cumplir este reto solo se puede describir al ver las caras de felicidad que pusieron cuando lo lograron.
Laura 
La actividad ha sido una gran experiencia en la que sin duda, hemos aprendido muchísimo y hemos conocido a grandes mujeres luchadoras que nos han dado grandes lecciones.
Sois espectaculares, ha sido un placer conoceros a todas.
Ábalos
Me gustó mucho el trato y el esfuerzo que fueron capaces de sacar y el gran esfuerzo en conseguir llegar al final sacando fuerzas de donde ellas no las tienen como nosotros y de ahí podemos sacar de CUANDO UNO QUIERE LO CONSIGUE Y SACA FUERZAS DE DONDE NO LAS HAY. Nunca hay un fin, todo se consigue con esfuerzo lágrimas y sudor.
Juan Luis García
Ilusión...satisfacción..de ver las caras de aquellas personas que no se creen lo que están haciendo. Simplemente un esfuerzo por nuestra parte, ilusiona y puede abrir grandes oportunidades de realizar retos que nunca hubieran realizado sin una mano que las apoye. Impresionante....
Paloma
Creo que mis compañeros ya han expresado con creces lo que todos sentimos. Me siento orgullosa de pertenecer a un grupo tan generoso y con tanto corazón. Como todos los horizontes de ilusión este una vez más ha sido distinto. Y este grupo de mujeres fuertes y valientes nos han dado una lección : "sí se puede".
Alfredo
"Día inolvidable, con personas maravillosas, que se superan día a día...tenemos mucho que aprender de personas así"
Manuel Morón
Con el título de este programa solidario nos fuimos, muy enriquecedora la experiencia y aguardando el siguiente.
El monasterio de Tentudía, nuestro objetivo, es una iglesia-fortaleza de la localidad de Calera de León Badajoz, Extremadura; fue construido en el siglo XIII y está considerado una de las mejores muestras del mudéjar español. Actualmente, está considerado como BIC (Bien de Interés Cultural) (fue declarado Monumento histórico-artístico perteneciente al Tesoro Artístico Nacional mediante decreto de 3 de junio de 19311​). Todos aprovechamos el momento para visitarlo y también queremos aprovechar para criticar firmemente la falta de responsabilidad y la ilegalidad que está cometiendo la Junta de Extremadura con respecto a la accesibilidad al monumento, que carece de una mínima rampa de acceso para la planta baja. Mª Rosa representó el sentimiento y la voz de cada una de sus compañeras y de todas las personas con diversidad funcional, y lo hizo negándose a entrar en el monasterio y reclamando una hoja de reclamaciones de la que no disponían. Dijo: "yo no entro donde no me quieren".

Una vez terminada la visita, procedimos con la habitual foto de cumbre. Foto que realizamos junta a la cruz situada junto al Monasterio de Tentudía y que marca el punto más alto de la provincia de Badajoz, desde el que puede distinguirse no sólo toda la comarca sino una gran amplitud de territorios adyacentes. Una gran cruz, pero no tan grande como las chicas de AZAAR.

De vuelta al autobús realizamos una parada para realizar un picnic en un área recreativa. La climatología en la zona no nos lo puso fácil en ningún momento de la jornada, pero.... ¿cuando la vida nos lo pone fácil, verdad?


¡Enhorabuena chicas de AZAAR! nosotros, como siempre hacemos, solo os dijimos que os daríamos las herramientas, la logística, los medios y nuestras manos y pies, pero vosotras habéis demostrado todo lo que tenéis dentro, y todo es bueno.



                      

domingo, 4 de noviembre de 2018

"Salir al campo para aprender" - V Senderismo Infantil Nocturno



"Salir al campo para aprender", este puede ser un buen resumen de esta quinta edición de nuestra actividad de Senderismo Infantil Nocturno, que para la organización ha sido un éxito, ya que ha transcurrido con total normalidad y en esta ocasión hemos podido poner a disposición de los participantes un autobús totalmente gratuito, esperando que haya sido así para los participantes también. Una clase de Naturaleza al más puro estilo Pachilofeos, sintiendo y tocando, inmersos en un bosque de ribera único, donde antiguamente se usaba la fuerza de el agua de esta ribera del huéznar para mover los molinos que daban trabajo a esta comarca, historia y cultura.

Después de un paseo adaptado a los más peques, pero que sentó a descansar a más de un adulto en el área recreativa del molino del corcho, regresamos por el mismo sendero, una vez que se hizo la oscuridad total, nos pusimos los frontales y disfrutamos de esa sensación que nos da la noche inmersos en un bosque, en silencio absoluto durante un tramo del sendero, doy las gracias por eso a todos los participantes en especial a los más pequeños, que no es fácil para ellos. También aprovechamos para apagar nuestros frontales y degustar un cielo poco contaminado lumínicamente, una pasada.


Gracias a todos, espero que lo hayan disfrutado como la organización lo ha hecho, un abrazo y hasta la próxima, que quizás no tarde mucho, ya que hay otro tramo de edad solicitando un senderismo Nocturno específico para ellos, "La Cantera".

José Luis Sanz
Vocal del Programa de Educación Medio Ambiental e Infantiles