domingo, 6 de octubre de 2013

ORGULLO


ORGULLO

Contemplando el paisaje de la Sierra del Tablón

En el vértice del Teril
Hoy he cumplido uno de los sueños que llevo persiguiendo desde hace mucho tiempo. Para muchos que no entienden, unas de mis mayores pasiones que es la montaña, se que será una tontería que no tiene sentido para muchos, pero para mí quizás sea la actividad que más me ha llenado siempre y que me ha enseñado a desenvolverme en la vida ante situaciones de dificultad y superarlas.
Este sueño ha sido realizar la subida del Terril junto a mi hijo. He soñado este momento durante muchos años realizando actividades con mis compañeros de Pachilofeos y me lo he imaginado de miles de formas distintas, es más no me duele confesar que en muchos de los esfuerzos que he realizado para conseguir mi objetivo de cumbre incluso se me han llegado a saltar las lagrimas.
Padre e Hijo con la camiseta familiar
Siempre en estos momentos de superación personal, he llevado en mi mente la imagen de mi padre a la persona que más he admirado, que ha sido mi referente desde pequeño y que he tenido la mala suerte de perder, pero que en mi mente sigue muy presente. Siempre dedicándole mis logros en todo lo que hago, siempre imagino que en la estrella en la que este se sentirá orgulloso de mí, que todo el sacrificio que realizó por educarme como persona, ha sido lo que él esperaba.
Pero todos esos sentimiento que me imagino que él sintió los he vivido hoy.
Desde que le pusimos Paco y yo fecha a la actividad me he bebido las horas, los minutos los segundos esperando a que llegara el momento de realizar la actividad con él. Por fin llegaba el momento jugaba a imaginármelo de mil maneras pero con la expectación de que verdaderamente llegara para no perderme ni un minuto. Anoche ya empecé a sentir un cosquilleo especial, ahí estaba el tío con ese brillo en los ojos preparando la mochila conmigo, cociéndome a preguntas, nervioso. Joder esto pinta bien. Por la mañana el despertador avisa un gran día por delante, vamos los dos a recoger al grupo, inmejorable por cierto (PACO, JUAN LUIS, LUCIA, FERNANDO, MARI, ANA E IRENE).


Por fin todos juntos, el viaje, el desayuno las bronquillas por lo petardo que llega a ser, pero que le puedo pedir si tiene nueve años.

Llegando juntos a la cumbre
Foto de cumbre del grupo completo
Nos preparamos, llega el momento ahora si que si, buahhhhh con su pañuelo, con su bastón, leña como sube. Paco mi gran Mohi le da papel de mando, reconociendo hitos, señalando el sendero, se siente importante, dirige al grupo y yo detrás de mis gafas disfrutándolo a mi manera, quiere fotos, quiere ya un vídeo, ¡joder niño que llevas una cumbre nada más!. Seguimos subiendo y al fondo nuestro soñado objetivo a por él, ese lugar mágico llamado cumbre, yeahhhh todos alrededor, sus ojos iluminados de ilusión y de orgullo, lo ha conseguido, grito de guerra, chilla el Auhhhhh  Auhhhhh como un verdadero Pachilofeos y por fin mi cumbre más especial el abrazo que me ha dado, hostias que escalofrío, que ganas de llorar, de gritar de saltar bufffff. Conseguido mi sensación es que creo que no lo he hecho tan mal, mi hijo a seguido de momento mis pasos, los mismo que seguí yo con mi padre, que orgullo debe tener su abuelo desde el cielo, viéndonos a los dos una pequeña meta de las muchas que espero conseguir con él. Gracias hijo por hacerme sentir ORGULLOSO DE TI. 

Oscar Bielsa

Pulsa aquí para ver todas las fotos