martes, 21 de abril de 2015

Simancón y Reloj


Cima del Reloj

Cima de Simancón



Hoy un grupo de Pachilofeos formado por: Alfred, Juanlu, Juank, Francis y Quisco han decidido visitar las cumbres del Reloj y el Simancón, dos picos emblemáticos de nuestra querida Sierra de Grazalema que tantas satisfacciones nos ha dado.

La ruta elegida para la ocasión ha sido salir desde el famoso camping de la entrada de Grazalema para seguir la ruta normal hasta sendas cumbres para después bajar por la pedrera en dirección a la Charca verde y luego el Chozo del Reloj y posteriormente dirigirse hasta el Puerto del Boyar y de allí la pequeña ruta de senderismo que los separa hasta el aparcamiento del parking.

En esta ocasión un nuevo fichaje, Francisco Luis Gutiérrez, alias Quisco, se ha sumado a la experiencia y como novato ha tenido a bien escribir una crónica con sus impresiones que os dejo a continuación:

"A las 10:00 empezamos a subir por el sendero que se encuentra junto al camping. Durante el primer cuarto de hora me afecto mucho los años fumando. Se me pasó por la cabeza pensar que quizás no iba a ser capaz de llegar al final, pero mis compañeros me recordaron lo importante que es respirar bien y tras una breve pausa mi organismo se fue acondicionando al ritmo del camino para comenzar a disfrutar de las vistas. Seguimos subiendo, dejando el Peñón Grande siempre a la derecha, hasta que llegamos al mirador de los llanos del Endrinal. 


Desde ahí vemos los picos del Simancón y El Reloj. Paramos un momento para llevarnos algo de comer a la boca y hacer algunas fotos de las vistas. Vemos Grazalema y el embalse del Fresnillo.

Al poco el sendero empieza a bajar hasta que pasamos por los Llanos del Endrinal donde vemos un cercado de piedras y postes para las vacas. Continuamos nuestro camino por un bosque de pinos hasta llegar a la base de los dos picos.  Las vistas son impresionantes, es imposible no detenerse a hacer fotos en este lugar rodeado de rocas donde no puede crecer la vegetación. 

Mis compañeros me advierten del peligro de tener una caída en este paraje, donde tenemos que pasar sobre rocas afiladas que parecían cuchillos clavados en la tierra y comenzamos a subir por la ladera de roca del Simancón. En todo el camino siempre hay un compañero detrás mía vigilando mis pasos de novato. Están muy pendiente de mí y eso me hace sentir bien, de modo que sigo esforzándome por no aminorar el ritmo del grupo. 

Cuando llegamos un poco antes de  la cumbre mis compañeros me esperan y me invitan a ser el primero en llegar al hito. Luego todos nos abrazamos y tocamos a la vez el deseado hito. 

El premio por llegar a la cumbre lo tenemos delante de nuestros ojos, la vista es impresionante, la naturaleza en todo su esplendor y grandiosidad nos hace sentir como seres insignificantes. Ahora entiendo lo que me decían "la montaña engancha".

En frente tenemos el Reloj, de modo que bajamos con cuidado de no tropezar con las piedras o meter un pie en las grietas que forman las cuchillas de piedra por las que pasamos. 

En poco tiempo comenzamos a subir y llegamos a la cima a las 12:50. Bajamos hasta Pozillo Verde donde paramos a comer y relajarnos un poco. Ahora estamos a la mitad del camino, al pie de las montañas. La vuelta es larga pero agradable. Hacemos algunas fotos de la grandiosidad de la montaña. Pasamos por un refugio de pastores que dispone de chimenea, dos catres, algunos utensilios de cocina y mucha mierda. Así continuamos nuestro camino donde encontramos algunas formaciones curiosas de piedra, hasta llegar de nuevo al camping. 

En el último cuarto de hora me empezó a doler la rodilla izquierda, luego la ingle, y al final bajé cojeando.

Como me dijo Alfredo, TODO ESFUERZO TIENE SU RECOMPENSA.
Gracias a Alfredo, JuanCa, Juanlu,  Francis y todos los Pachilofeos por darme la oportunidad de iniciarme en este magnifico deporte en la Naturaleza y hacerme sentir como un chaval de nuevo."


Enhorabuena, una buena ruta.