domingo, 6 de septiembre de 2020

y por fin un equipo solo de chicas: Mulhacén y Veleta

Sonia llevaba tiempo queriendo ascender el Mulhacén y Elena se quedó con las ganas de ascender el Veleta en nuestra última estival en Sierra Nevada. Por ello, se pusieron de acuerdo para subir Veleta y Mulhacén los días 30 y 31 de agosto de este año.

Aunque el plan inicial consistía en subir también el Cerro de los Machos, la posibilidad fue descartada sobre el terreno con la intención de llegar lo antes posible al refugio de la Caldera, dado que últimamente la afluencia de montañeros en la zona es muy grande y temían no tener sitio en el refugio.

A las 12 de la mañana del día 30 ya estaban en la Hoya de la Mora equipadas y listas para hollar la cumbre del Veleta, cosa que hicieron en un tiempo récord, ya que a las 14:15 aproximadamente ya lo había conseguido. Las sonrisas se dibujaron solas tras tanta ilusión y esfuerzo. 

Una vez hubieron repuesto fuerzas y tomada la decisión de no ascender el Cerro de los Machos, se dirigieron hasta el paso de los guías, que según nos cuentan “es el punto de adrenalina que aviva los sentidos, aunque parece más impactante a simple vista que cuando estás en él...”. Continuaron el sendero llegando hasta Loma Pelada para después pernoctar en el refugio de la Caldera. “Durante el camino nos acompañaban las cabritas de la zona y nos encontrábamos a grupos y parejas con los cuales tuvimos buenas conversaciones y nos daban ánimos para continuar con el camino.

 

Las vistas de la Hoya y la laguna de la Caldera eran espectaculares. Una vez acomodadas en el refugio, buscaron cobertura móvil a los pies del Mulhacén donde pudieron finalmente contactar con familiares y amigos para informar de que habían llegado correctamente.

A las 22:00 después de cenar y comprobar que el refugio era para ellas solas al final, se acostaron en busca de un merecido descanso y soñando lo que les esperaba al día siguiente.

El 31 a las 5:15 el despertador se encargó de ponerlas en marcha para que 30 minutos después ya estuvieran contemplando un manto de estrellas sin igual a medida que ascendían. 

Sobre las 7:15 llegaron a la Cumbre. “Aquello fue impresionante, se compartió el silencio, alegrías y un bello amanecer entre nubes...” A las 8 descendieron hasta el refugio de la Caldera para recoger las mochilas e iniciar el regreso a la Hoya de la Mora. 

Llegaron a la 13:15 al coche, habían realizado la ruta en buen tiempo.

La montaña es un gran maestro: nos enfrentamos a lugares y momentos que creemos que no somos capaces de afrontar, nos enseña el gran placer de compartir con personas conocidas y desconocidas todo aquello que tienes, momentos de la naturaleza únicos y el preciado silencio que muy pocas veces gozamos en su plenitud.

Gracias a los compañeros del Club de Montaña Pachilofeos por guiarnos, compartir vuestros conocimientos, preocuparos durante la travesía y hacernos sentir como de la familia.

Enhorabuena campeonas! Orgullo Pachilofeos!.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Si no posees una cuenta de gmail te recomendamos que utilices la opción "Nombre/URL" para añadir tu comentario. La opción URL no es necesario rellenarla. La opción "Anónimo" no te permitirá agregar un nombre en tu comentario.