lunes, 11 de mayo de 2015

Ilusionados en el Horizonte




El pasado sábado 9 de mayo tuvimos el honor de llevar al grupo de Ocio Rural de ASEDOWN, la Asociación Síndrome Down de Sevilla, a subir su primer pico montañero, dentro de nuestro proyecto anual Horizonte de Ilusión. 

En esta ocasión, Pachilofeos, monitores y chavales de la asociación, pasamos un día soleado, rodeados del precioso paraje de la sierra del Algibe, que nos decoraba la ascensión entre bosques de alcornoques y quejigos. La ruta escogida fue, sin duda, un acierto en toda regla. Con los respectivos permisos, empezamos nuestra andada desde el comienzo del mismo parque natural, donde nos dejó el autobús y dividimos los equipos.

Desde el primer momento, el grupo de ASEDOWN fue un impresionante ejemplo de motivación y entusiasmo. El calor quiso bajar algún ánimo, pero no pudo con nosotros ni con nuestro tesón. Con lo que sí pudo fue con nuestro cometido final que desvió nuestro destino del pico Picacho, al pico secundario vecino, para no exponernos al este sol de mayo tan agresivo ya. Recordándonos que saber cambiar la planificación y tomar las decisiones adecuadas sobre las circunstancias que se nos presentan son parte fundamental del montañismo seguro!

Esta experiencia nos ha regalado muchísimas anécdotas enriquecedoras y un buen puñado de risas. Empezando por las dotes de liderazgo y motivación de Javier, que nos lanzó al final unas preciosas palabras de agradecimiento en el bus y que,junto con su inseparable Jose Antonio, nos pusieron rápidamente al día de sus andanzas amorosas :). En su equipo el afable Fernando, que nos daba lecciones de calma y sosiego, muy importantes herramientas en la montaña, sin duda. El equipo de los tres amigos inseparables, Jose María, Julio y Ale, fueron ejemplo de un progreso impresionante de la subida al descenso. Al comienzo del ascenso, como cualquier inexperto en montaña, dudaban de su destreza, agarrándose a los monitores y Pachilofeos, pero ya en la bajada de la cumbre se manejaban con total independencia, pasico a pasico, como se hace el caminico. ¡Enhorabuena! Nos iba alegrando el camino Adolfo con su sonrisa interminable y su buen humor, acompañando en el equipo a Pablo y Enrique que, a pesar del esfuerzo, nada les impidió conseguir el objetivo y gritar en la foto nuestro...."¡¡¡Pachilofeos.....UAAAHHH.!!"

Por la parte que nos quedó a los Pachilofeos, desde luego, qué mejor estímulo para unos enamorados de la montaña, que poder contagiar todo el afán de superación y el positivismo que nos inspira, a todos los colectivos que se dejen, ¿verdad? Y si encima este contagio se lleva a cabo con un grupo tan animado y cariñoso, no puede haber mayor recompensa. Paco, Jordi, Juanlu, Francis, Rafa, Alfred, Óscar y la que escribe, despedimos a nuestros compis de aventura con una sonrisa de oreja a oreja, que no se nos quitó en toda la tarde.

Y por supuesto, esta emocionante incursión no hubiera sido posible sin la implicación de un montón de gente, con muchas ganas de enseñar, ayudar y pasarlo fenomenal:  Latifa y Carmen, nuestro encantador equipo médico, con las que ya habíamos calentado motores en el curso de reciclaje de primeros auxilios, disfrutando y haciendo disfrutar; Abraham, Jose y nuestro Pachilofeo Juanlu, que nos cubrieron todo el camino como voluntarios de Protección Civil, dándole el toque de emoción al camino con sus emisoras molonas; los monitores de ASEDOWN, Clara, Ana y su hermana Carmen, Andrés, Isabel y Jose Manuel, con los que tuvimos oportunidad de compartir esta experiencia ... y, por supuesto, a la paciencia de nuestro conductor que, a pesar de las esperas, nos deleitó con chistes y chascarrillos el camino entero. 

Desde luego, una aventura para repetir todos los años, con todo el que se deje ;-)

Irene Bolea Agüero