sábado, 31 de mayo de 2014

Non c´è sconfitta nel cuore di chi lotta


Foto dedicada a Inma que le hubiera gustado venir y aparecer en esta foto.

Ayer 30 de mayo de 2014, Sergio, Oscar, Juanlu, Paloma, "La hierbas", David Bonilla, Rafa y el que les escribe, tuvimos que abortar la subida al pico del Cielo justo cuando estábamos con los pies en el sendero que subida. La suerte nos jugó una mala pasada y el coche de nuestro compañero Rafa se paró a escasos metros del aparcamiento. 

Todos nos sentimos preocupados por una avería, del todo inesperada ya que el coche tiene apenas 2 meses, con la incógnita de lo que le puede haber pasado y mirando la cara de desilusión de un Rafa que no sabía que decir.


Grúa retirando el coche de Rafa.
Decidimos llamar a la grúa, esperar a un taxi que nos trasladara desde Peña Escrita hasta Almuñecar, por una carretera que solo el nombre la describe perfectamente, "El Suspiro del Moro". Atrás quedaba una noche al raso plagada de estrellas a 1100 metros de altitud, esperando que a primera hora de ayer abrieran el Parque Zoológico de Peña Escrita, un gran desconocido, ahora en proceso de restauración y que después de ver con nuestros propios ojos a la mañana siguiente las fieras que allí se encontraban, explicaban los extraños ruidos que estuvimos escuchando durante toda la noche y parte de la mañana. Leones, hipopótamos, monos, tigres, lobos ibéricos y blancos, hienas, avestruces y todo tipo de ciervos y mamímeros de todas las especies. ¿Quién se podría imaginar esto?. Una reserva natural con algo de controversia en la localidad debido a la poca afluencia de público y los 300.000 euros anuales que le cuesta al ayuntamiento, según aparece en el ideal.com http://www.ideal.es/granada/v/20120920/costa/almunecar-busca-privatizar-pena-20120920.html

O subimos todos o no subimos ninguno, esa es la filosofía, esa es la única actitud posible entre pachilofeos, y eso es lo que hicimos, con la nueva ilusión de que habrá que volver, habrá que subirlo, simplemente porque está ahí y cuando el quiera.

No quiero acabar este post sin invitaros a que leáis las crónicas de lo que pasó el 21 de febrero de 2009 a modo de ejemplo, porque como ya sabéis ha habido muchos intentos fallidos, pero de este en particular quedó constancia con una crónica muy acertada de uno de los pachilofeos fundadores, José Miguel Montaño (Chico).

Primera parte de la crónica "La Maroma. Decepción y frustración"
Segunda parte de la crónica  "Colofón de un día nefasto" 

Galería de fotos:

Paco.